About Me

Kathsere Naiara

La danza del vientre durante el embarazo

Como bailarina y profesora de danza del vientre (belly dance), siempre he escuchado y he sabido que la danza del vientre aporta muchos beneficios, tanto físicos como psicológicos, para el practicante, en especial para la mujer.

La danza del vientre es una danza muy vinculada a la mujer y a la fertilidad desde hace miles de años. Se relacionaba esta danza con la fertilidad de la mujer y con la fertilidad de la tierra. Antiguamente era una danza vinculada a la religión, a la espiritualidad.

Los movimientos circulares y ondulatorios de esta danza son beneficiosos para el embarazo, fortaleciendo las articulaciones y los músculos implicados, dotándolos, asimismo, de mayor movilidad, tonificación y flexibilidad. Además, este tipo de movimientos de la zona del abdomen y cadera son beneficiosos porque ayudan a fortalecer el suelo pélvico, el cual tiene un papel importante en el parto, y después de él para evitar pérdidas de orina, entre otras cosas. Por otro lado, ayudan a aliviar los dolores del parto y favorecen la expulsión del bebé. También es importante destacar que con esta danza somos capaces de movilizar toda la columna vertebral.

Asimismo, esta danza nos ayuda a prevenir los típicos dolores de espalda que sufren las embarazadas, puesto que nos ayuda a mantener una postura correcta a la hora de bailar, manteniendo la pelvis en una posición neutra (por lo que evitaremos la lordosis o “curva exagerada” típica del embarazo) y una posición abierta de hombros para no favorecer la cifosis (chepa) a la altura del dorsal.

Por otro lado, mejora la circulación, favoreciendo el retorno de la sangre gracias a los movimientos continuos de las piernas. 

Además, es una danza que explora mucho el cuerpo de una misma, creando mayor comunicación entre el cuerpo y la mente, haciendo que la embarazada esté consciente y en escucha activa constantemente con su propio cuerpo. También, es una danza que sube la autoestima, haciendo que la futura mamá se vea más atractiva.

Como profesora, a una alumna embarazada le recomendaría que hiciera movimientos suaves, circulares y ondulatorios; y que evitara aquellos que sean bruscos o vibratorios. ¡Ojo! Con esto no quiero decir que una embarazada no pueda realizarlos, sí que puede mientras tenga control sobre ellos y constantemente la atención puesta en cómo se sienten en el cuerpo. Si la alumna no llevase tanto tiempo o no tuviera el suficiente control corporal, le diría que los evitase por precaución. Aunque yo siempre animo a probarlo todo en la danza, porque no hay mayor consejero que el propio cuerpo; si lo escuchamos, éste siempre nos dirá qué le sienta bien y qué le sienta mal.

¿Y tú cuándo te animas a probar esta danza?

Te invito a ver mi vídeo de danza del vientre durante mi embarazo: https://youtu.be/-KSn3GvueiI

Por si te gustó, te dejo el link de la publicación original:

https://kathsere.com/2019/05/10/la-danza-del-vientre-durante-el-embarazo/

Blogs

Albums

1 album found

(200 symbols max)

(256 symbols max)